Aunque el olfato sea de los cinco sentidos el que más menospreciado está, éste juega un papel mucho más trascendental de lo que podemos llegar a pensar. Los expertos lo sitúan como el sentido más complejo, y es que aparte de dispararnos las emociones y recuerdos de la forma más intensa, es también el primero de los cinco que empieza a funcionar desde que estamos en el seno materno.

En definitiva, los olores tienen un enorme poder para transmitir un sentimiento de bienestar y modificar tu estado de ánimo. Es por ello que te animamos a que acondiciones tu hogar con los aromas más placenteros para lograr que tu casa adquiera una armonía superior.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que hay que ventilar todas tus habitaciones para evitar que los malos olores se apoderen de tu casa. En segundo lugar, para que el ambiente de tu hogar goce de una atmósfera equilibrada y agradable, tienes que escoger los aromas por cada estancia. Para ayudarte a decidir te daremos unos consejos con las fragancias que creemos más adecuadas para tu vivienda.

Las fragancias que necesita tu hogar

Los aromas más clásicos son la lavanda o el azahar. Ambos armonizan y brindan frescura, por este motivo, son ideales para perfumar tu baño. Por otro lado, están los perfumes frescos que evocan el mar, el agua salada o la brisa marina y que también pueden casar muy bien con este espacio.

En segundo lugar, se encuentran los agradables olores florales, estos te trasladan a la naturaleza y te hacen sentir relajado, calmado y en confianza. Hay una extensa variedad como el de rosa, el de lila o el de gardenia. Puedes usarlos en cualquier habitación de la casa como si otro elemento de confort se tratara.

Los olores frutales como el limón, la mandarina, el té verde, la menta o la naranja son fragancias que por su frescura e intensidad combaten el cansancio mental y aumentan la fuerza. Por esos aspectos te recomendamos que los agregues en lugares de estudio o trabajo.

Si lo que buscas es transmitir una sensación de calma, los olores de tierra o madera son cálidos y relajantes, el de eucaliptos, que aromatiza y favorece el descanso, o el de cedrón, que elimina la ansiedad y tranquiliza el sistema nervioso, se recomiendan para perfumar cualquier dormitorio o salón.

Si estás buscando cómo perfumar el dormitorio de los más pequeños de la casa, las fragancias de vainilla son muy recomendables por su capacidad de estimular las emociones y dulcificar el ambiente.

Finalmente, el olor a canela vivifica tus sensaciones y despierta tus sentimientos. Un truco que puede servirte para una decoración diferente es perfumar con esta fragancia un rincón y acompañarlo con fotos que te recuerden un momento especial. Conseguirás atraer el buen humor cada vez que pases por allí!

En cuanto a la forma de esparcir las fragancias, hay distintas opciones; con varillas de incienso, velas aromáticas, difusores de aceite, flores secas, aromatizadores automáticos, etc. Te recomendamos que pruebes el Ambientador de Mikado que más te guste y te dejes llevar por tus sentidos. Recuerda situar el foco de olor en lugares estratégicos de la estancia y donde haya pequeñas corrientes de aire.

Además, puedes añadir un poco de esencia cuando friegues la casa o rociarla sobre las cortinas o los cojines para que se impregne el olor y se prolongue en el tiempo. Ya ves que las posibilidades son múltiples y variadas, ¡ahora es a ti a quien te toca decidir con cual aroma de HOEM te quedas!