El invierno ha llegado y con él llega el frío ganas de adaptar nuestros hogares a esta gélida estación. Es por ello que hoy os hablaremos de la decoración con alfombras y de cómo utilizar este eficaz elemento decorativo que aporta una gran sensación de calidez, a la vez que da mucho juego para decorar.

Desde las más antiguas civilizaciones orientales se sabe de los beneficios de incorporar alfombras en nuestras estancias; visten con elegancia cualquier parte de la casa, aíslan térmicamente y además son una gran solución para delimitar los espacios. Esto explica que este invento milenario en ninguna época ha resultado caduco y hoy en día es un punto esencial que marca el estilo de nuestro hogar.

Una combinación cromática acorde con la estancia

Si no te hemos convencido ya, tienes que saber otras virtudes que se suman a la lista de ‘pros’ de las alfombras. Y pues, también sirven como base para la combinación cromática. Es decir, si los colores de un cuarto están excesivamente cargados, con la elección de una alfombra de un color más neutro se puede compensar el exceso.

Te recomendamos que calcules bien la gama cromática que quieres combinar ya que una estancia con tonos muy llamativos y discordantes que se le añade una alfombra muy vistosa puede producir un efecto ‘mareante’. Es preciso que revises este punto antes de elegir la alfombra que coronará tu estancia ya que la mala combinación de colores es uno de los errores más comunes a la hora de decorar.

¿Qué debo tener en cuenta antes de iniciar la compra de una alfombra?

Para que tu alfombra sea lo más funcional posible tendrás que tener muy claro qué efecto quieres conseguir a la hora de escoger un modelo u otro. Si quieres aumentar la sensación de calidez, de carácter, de relajación, etc. Es útil que sepas que las alfombras con colores oscuros y estampados llamativos y recargados hacen que la habitación parezca más pequeña y oscura. Pero por otro lado, las alfombras estampadas con lunares, rayas, con motivos florales de origen persa o estampados geométricos pueden ser un excelente foco de atención para habitaciones que necesitan un toque especial en la decoración. Por último te puede ayudar saber que las alfombras blancas o con colores claros dan un mayor efecto de amplitud.

Otras cuestiones a tener en cuenta antes de la compra es que el tamaño se corresponda al sitio donde la vas a colocar y si el lugar es apropiado. Es recomendable que una alfombra no esté a más de dos pies de la pared y no más cerca de seis pulgadas. De esta manera la alfombra podrá complementar el espacio y no llamará la atención de manera negativa.

¿Qué material de alfombras es más propicio para tu hogar?

Para escoger entre los materiales tienes que contemplar que no todos los materiales valen para una misma decoración, ni para un mismo sitio. En el dormitorio y en el salón conviene optar por fibras naturales como el algodón, el yute o la lana (la lana se caracteriza por su durabilidad y el confort que proporciona mientras que el algodón es más ligero, fresco y práctico) ya que en estos espacios tienen una función estética.

En cambio, en la cocina y en el cuarto de baño, las alfombras cumplen con una función práctica, así que lo ideal es optar por materiales resistentes, fáciles de limpiar, duraderos y antideslizantes.

Si por último, tu criterio se basa en términos económicos tienes que saber que las alfombras acrílicas, de propileno o de nailon son la opción más asequible.

Eso es todo por hoy. Esperamos que la lectura de este artículo os haya inspirado y os aporte nuevas ideas y enfoques para comprar alfombras online outlet y poner en práctica la apasionante tarea de decorar vuestro espacio y dotarlo de identidad.