Virginia Woolf reivindicaba en ‘Una habitación propia’ (1929) el derecho a poder sentarse tranquila a escribir en su propio cuarto. De hecho, ella lo situaba como una de las premisas básicas para alcanzar la libertad individual. Hoy, conscientes del poder de tener un espacio propio acogedor y placentero, vamos a darte unos pequeños consejos para intensificar el confort de esta estancia personal que tanta envergadura tiene para la realización de uno mismo.

La decoración de las paredes puede ser, aunque parezca increíble, lo que aporte ese toque ‘hogareño’ a un dormitorio algo frío. Opta por tonos neutros y añade toques de estilo rústico que favorezcan las reminiscencias a la naturaleza. Según el Feng Shui, una filosofía que busca atraer las buenas energías y el bienestar a partir de la disposición del espacio, un dormitorio debería evitar los colores demasiado fríos y los excesivamente estimulantes ya que el efecto de ambos, por exceso o por carencia, genera intranquilidad y dificultan el reposo y la concentración. Existen mil formas de decorar una pared, pero nosotros apostamos por estas tres: adherir pequeñas láminas enmarcadas y colocadas con cierto criterio estético, pintar con algún motivo decorativo, o simplemente añadiendo un sencillo vinilo.

Los elementos textiles de una habitación de ensueño

Las cortinas, tanto como la ropa de cama, son solo algunos de los muchos elementos textiles en los que pensamos automáticamente al diseñar nuestro dormitorio. Añade texturas acogedoras y tejidos naturales para envolver tu dormitorio en un aura romántica. Juega con los estampados y incluye también una manta de un color vivo y unos cuantos cojines. Estos aportarán una sensación de nube, pero eso sí, si emplazas más de 5 o 6 puede derivar en el efecto contrario y mostrar una apariencia excesivamente recargada.

La luz es asimismo un elemento que permite marcar diferentes espacios y distribuirlos de forma estratégica. Unos cuantos puntos de iluminación (con lámparas de pie, de sobremesa, luces graduables…) junto una lámpara bonita central colgando del techo, hacen muchísimo más que sólo una grande. De esta forma se pueden crear distintas atmósferas según el momento, ya sea de intimidad física, de sueño profundo, de actividades relajadas o leer u oír música.

Finalmente, decorar con antigüedades como por ejemplo con un baúl, o llenar la habitación de tus libros favoritos cerrarán con broche de oro la decoración de tu dormitorio. Consulta la decoración de hogar online que ofrecemos en HOEM y inspírate con nuestros productos de decoración como nuestros boles, alfombras o velas aromáticas.